Qué debes saber antes de hacer negocios en Japón

Es cierto que el mercado japonés es atractivo por el renombre mundial que ostenta.
Sin embargo, antes de encaminar tu proyecto a la internacionalización, hay algunos aspectos que debes considerar.

En el año 2018, participé en una conferencia sobre negocios internacionales, impartida por un empresario vasco llamado Joseba Agudo Manzisidor, director de Dynamik México Technological Alliance. Lo que aprendí aquel día, me dio una mejor idea sobre cómo adaptar un nuevo negocio al mercado japonés.

Mimetizar para adoptar la apariencia de lo conocido

El primer concepto que nos compartió Joseba, es que para vender en un país ajeno a nuestra cultura, primero debemos aprender a mimetizar. De acuerdo al Diccionario de la Real Academia Española, el mimetismo es “la capacidad de imitar o hacer algo según el estilo de otro”.

En términos de negocio, esto significa que los productos que se pretenden ingresar a un mercado internacional, deberían adoptar la apariencia de productos que ya se conocen en el entorno de ese mercado.

En la imagen, un negocio ambulante que vende tacos de Takoyaki, una popular comida japonesa a base de pulpo. Tako (たこ), en japonés, significa pulpo.

Un ejemplo claro de esto, son los tacos en Japón. He visto que los restaurantes que venden tacos, son un negocio que últimamente está creciendo debido a la aceptación del público japonés.

No obstante, en la mayoría de los casos, los sabores y presentaciones son un poco diferentes a los auténticos tacos que conocemos en las taquerías de México.

No es una sinrazón o falta de respeto que sean distintos a la receta original, sino más bien es el mimetismo de un producto que busca ser exitoso en un nuevo mercado. De esta manera, confirmamos el primer concepto de la charla de negocios que mencioné al inicio de este texto: adaptar al entorno los sabores e ingredientes conocidos.

RELACIONADO: Éxito o fracaso de la música mexicana en el mercado japonés

De la necesidad de adaptarse al país destino, surge el segundo consejo que nos dio el empresario vasco: “si vas a explorar un mercado nuevo, busca tener de socios a personas que conozcan el país destino“.

Punto de partida: planteamiento de preguntas

Un empresario extranjero que quiere entrar al mercado japonés, antes de cualquier decisión precipitada, debería plantearse la pregunta ¿Para qué quiero internacionalizar mi producto en Japón?Es decir, los objetivos deberían estar bien definidos para ser medidos y confirmar que se está siguiendo el camino correcto a la internacionalización. Será vital para el proyecto, responder la pregunta ¿Cuánto tiempo tengo para invertir sin recibir ganancias?

De acuerdo a la experiencia en negocios del empresario Manzisidor, el tiempo para lograr la primera venta internacional es de 18 meses aproximadamente.

Una recomendación es repartir los riesgos con los socios para mantener el tiempo frontera y evitar un déficit financiero una vez echado a andar el proyecto. Aunque una desventaja podrían ser los impagos de los socios, por lo que se deberán establecer adelantos de los mismos.

Entradas internacionales de Japón: Aeropuerto Internacional de Narita y Aeropuerto Internacional de Haneda.

Certificaciones: cumplimiento de los estándares

Es cierto que el mercado japonés es atractivo por el renombre mundial que ostenta.

Es la fama de un mercado de alrededor de 120 millones de posibles clientes, que paga bien pero que exige la más alta calidad de los productos y la experiencia total en los servicios.

RELACIONADO: Lo que puedes aprender del restaurante Ninja en Japón

En los anaqueles de tiendas de retail en Japón, he aprendido que los requisitos de sanidad de los productos agrícolas importados, están regulados bajo la norma norteamericana USDA. Para muchas empresas de productos orgánicos en México, esta certificación no es desconocida.

La agencia USDA ha colaborado con diversas empresas mexicanas para llevar mejores controles en calidad, higiene, sanidad, almacenamiento, transporte y distribución. Eso es un buen avance para los requisitos que cumplir en Japón. En este país, además se necesita la certificación de JAS (Japanese Agricultural Standards).

Ser competitivos para salir al mundo

El estudio de un caso de éxito, nos lleva al del aguacate mexicano en Japón. La enseñanza medular es que “antes de entrar a mercados desconocidos por la empresa, más vale ser competitivos en el país de origen”.

Otra gran ventaja de analizar negocios que han incursionado en el mercado que proyectamos, es encontrar escenarios donde es probable fracasar y evitar errores que otros han cometido en el pasado.

Además, sugiero tener en consideración la siguiente cuestión: ¿Qué tipo de productos conocen de tu país en el país destino de tu proyecto?

Variedad de productos de consumo cotidiano en Japón en las tiendas de conveniencia. Destacan por la innovación de su empaque (se abren fácilmente).

Detección y control de riesgos 

Algunos datos generales de Japón:

  • Económicos: la moneda en Japón es el yen (¥). El tipo de cambio según el mercado de divisas es de aproximadamente 1 USD= 110 JPY. Valorada como la tercera moneda después del dólar estadounidense y el euro. Nota: incremento del IVA al consumidor a partir de octubre de 2019 del 8% al 10%.
  • Políticos: el gobierno central está representado por el Primer Ministro Shinzo Abe y se rige bajo un sistema de democracia parlamentaria, es decir, los votantes no eligen a un presidente, sino a los miembros del parlamento, quienes votan a un Primer Ministro de entre ellos.
  • Demografía: población de 126.746.000 personas. Tiene una alta densidad de población, con 335 habitantes por kilómetro cuadrado.

Parece un camino complicado pero no imposible para triunfar en la internacionalización de un producto.

Comparto este conocimiento del mundo de los negocios entre México y Japón desde mi propia experiencia.

Quiero motivar a los empresarios mexicanos para que trabajen en proyectos sólidos que tengan éxito a largo plazo en este atractivo mercado asiático.

Si tienes un proyecto en marcha pero aún tienes algunas dudas de su factibilidad, escríbeme, me gusta intercambiar ideas sobre estos temas.