¡Fuerza México! Ayuda desde Japón

En el año 2017 visité Japón por primera vez. En el transcurso de estos años, he tenido experiencias muy significativas. Una de esas vivencias está ligada al terremoto del 19 de septiembre en la zona centro de México.

¿Qué tiene que ver esto con Japón? La versión corta de esta historia, es que conocí las oficinas centrales del Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón. La versión extendida, es el relato de esa visita. Fue una reunión de agradecimiento con el equipo de rescatistas japoneses que ayudaron en las labores de rescate del desastre.

Peluquería japonesa con el noticiero vespertino, 20 de septiembre 2017.

Cómo sucedió todo

Es increíble la tremenda coincidencia de fechas entre los terremotos de 1985 y de 2017. El 19 de septiembre siempre lo recordaremos como el día que cambió la vida de miles de mexicanos en tan solo unos instantes. 

El 20 de septiembre de 2017 (con horario japonés), desperté con las noticias del terrible terremoto que había sacudido el centro de México. Apenas habían transcurrido tres semanas de mi estancia en Japón. Era mi primer viaje y aún me estaba acostumbrando al cambio de horario y a todo eso que pasa cuando salimos del país.

Aún con la rápida difusión en redes sociales, no podía imaginar el impacto real del terremoto. Ese mismo día, fui a una peluquería a cortarme el cabello. En la pantalla del negocio, se dictaba el noticiero vespertino con las noticias del terremoto en México. En todos los medios se hablaba del estado de emergencia en la Ciudad de México y los estados aledaños.

“Gran terremoto de escala 7.1 en México, 32 años después”, encabezado de noticiero japonés.

Transcurrieron las horas críticas y la información ocupaba el mayor tiempo de transmisión en los medios de comunicación en Japón.

El 21 de septiembre, el gobierno japonés envió a un equipo de rescatistas especializados para apoyar en las labores de rescate de víctimas en la Ciudad de México. Este grupo fue bien recibido. Los rescatistas japoneses fueron admirados por la mayoría de las personas que trabajaron junto a ellos.

Al finalizar sus labores en la zona cero, y antes de volver a Japón, dejaron un emotivo mensaje de agradecimiento y fortaleza.

El líder del equipo japonés de auxilio para desastres, Toshihide Kawasaki, compartió estas palabras en un video que se viralizó: “Muchas gracias por las innumerables voces de ánimo y agradecimiento de parte del pueblo y gobierno mexicanos. Amigos en la adversidad, cuates de verdad. ¡Fuerza México!”

El mensaje tuvo miles de reproducciones en las redes sociales en México. En Japón también resonó la cooperación histórica que ambos países han sostenido de manera recíproca. Por eso se comenzó a gestionar una reunión para agradecer, de manera simbólica, la ayuda de los rescatistas japoneses.

Reunión en Tokio con el grupo de rescatistas

Luego de algunas semanas de negociación, se concretó la fecha para la reunión. Por fortuna o por azares de la vida, yo también fui parte del encuentro. La invitación la recibí de una amiga mexicana residente permanente en Japón.

La visita se concretó el 27 de octubre de 2017 en las oficinas del Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón (MOFA, por su sigla en inglés). 

Un grupo de siete mexicanos residentes en Japón nos reunimos con una sección del equipo de rescatistas japoneses que trabajaron, apenas un mes antes, en la Ciudad de México.

El encuentro fue muy emotivo para todos quienes participamos. Todos tuvimos la oportunidad de dirigir unas palabras de agradecimiento. Cuando fue mi turno, dije algo más o menos así:

Somos amigos en la adversidad y cuates de verdad. Yo los siento como parte de mi familia, ahora que tengo familia en ambos países. (Estoy convencido que) podemos ser buenos amigos porque en ambos países hay personas buenas. ¡Muchas gracias por lo que hicieron por nuestros compatriotas!

Además, entregamos un reconocimiento a cada uno de los rescatistas con las siguientes palabras:

Amigos en la adversidad, cuates de verdad.

No hay palabras para expresar todo nuestro agradecimiento en las labores de rescate y todo el cariño y respeto hacia nuestros hermanos mexicanos.

Este mensaje es en nombre de los mexicanos que vivimos en Japón.

Cuando vimos la tragedia, la mayoría nos sentimos impotentes y frustrados al ver cómo nuestra gente sufría en medio de esta tragedia y nosotros estábamos incapaces de hacer nada.

Al verlos a ustedes ofrecer su ayuda incondicional, nos sentimos muy conmovidos y orgullosos tanto de ser mexicanos como de formar parte de la sociedad japonesa. A ustedes, que ahora son nuestros héroes, les decimos: ¡Muchas gracias!

Con esta reunión, estrechamos más los lazos de amistad que existen históricamente entre los pueblos de México y Japón. Como dije aquel día: “somos gente buena y podemos hacer muchas cosas buenas juntos”.

RELACIONADO: Cómo la serendipia cambió mi destino en Japón

Esta ha sido otra de las experiencias más significativas que he tenido mientras he estado viviendo en Japón. 

Sin planearlo tanto, esto me pasó a tan solo unas semanas de haber pisado tierras niponas por primera vez. La serendipia se manifiesta en nuestras vidas a cada instante. Por eso es mejor estar conscientes porque nos puede alcanzar donde menos lo imaginamos.